miércoles, marzo 07, 2007

Las diez mentiras que se cuentan a artistas ingenuos

Texto de Mark W. Lewis publicado originalmente en Painter Creativity. Traducción: Xurxo García. Publicado en la página de la asociación gallega de ilustradores. Muy "ilustradora" para cualquiera que se dedique a elaborar material o productos estéticos o creativos, originales, recordemos que no es un producto industrial ni en cadena.

“Haz este trabajo barato (o gratis) y te llamaremos para el siguiente.”
Ninguna persona del negocio regalaría su trabajo y tiempo con la esperanza de hacer otro más adelante. Puedes imaginarse lo que diría un fontanero si le dijeses “hola, instáleme el fregadero gratis y te vuelvo a llamar cuando necesite otro.” Seguro que si hay un trabajo importante más adelante, no llamarían a un tipo que trabaja “gratis”.

“Nunca pagamos un duro hasta que tenemos el trabajo acabado.”
Es probable que la persona esté dejando la puerta abierta para engañarte y no pagar. Para muchos trabajos se solicita un depósito o pago previo - a no ser que sea un proyecto pequeño -. Cuando tengas una relación laboral firme, puedes llegar a un acuerdo con el cliente. ¡Pero un nuevo cliente no debe pedirte que vayas más allá de una reunión inicial y, quizás algunos bocetos preliminares sin pagarte!.

“¡Haz esto para nosotros y conseguirás darte a conocer! ¡Van a lloverte los trabajos!”
Dile al fontanero “¡instala este fregadero, mis amigos lo verán y conseguirás mucho trabajo!” Nuestro fontanero diría ”¿aunque haga un buen trabajo tengo que regalarlo para darme a conocer? Entonces no vale la pena que me conozcan”. ¡El empresario presumirá probablemente con todo el mundo diciendo que lo que cuesta normalmente x euros, a un hombre de negocios brillante como él, le sale gratis! Además, si otros llaman después, querrá llegar al mismo tipo de acuerdo (o peor).

Mirando bocetos: “Bueno, no sabemos si vamos a usar tu trabajo todavía, pero deja tu material aquí para que pueda hablar con mi socio/cliente/mujer.”
Puedes estar seguro de que 15 minutos después de que te vayas estarán al teléfono llamando a otros diseñadores/ilustradores, ahora con los conceptos más claros, pidiendo precios. Cuando llames de nuevo te dirán que tus precios eran demasiado altos y el diseño/ilustración lo hará el soplagaitas de Pepe. ¿Por qué alguien lo haría por menos precio? ¡Porque acabas de regalarles horas de trabajo de consulting! Hasta que no tengas un compromiso firme de alguien, no dejes nada creativo en la oficina de los clientes.

“El trabajo no se ha cancelado, sólo retrasado. Te llamaremos en un mes o dos.”
Ummm, pues va a ser que no. ¡Puede ser una treta para no pagar el trabajo realizado hasta ese momento. Si llamas en un par de meses algún otro puede estar con ese trabajo, y… ¿No lo adivinas? Ya no se acuerdan de quien eres….

“¿Contrato? ¿Para qué? No somos amigos?”
Sí, lo somos, hasta que algo vaya mal o haya un malentendido, después uno manejará los hilos y otro será el ilustrador/diseñador idiota, un contrato es esencial. Es decir, a menos que no te importe que te paguen o no. Cualquier negocio precisa papeleo para definir las relaciones contractuales y el tuyo debería hacerlo también.

“Envíame la cuenta en cuanto el trabajo esté en imprenta.”
¿Por qué esperar un plazo inaplicable para enviar una factura?. Dependes de tu trabajo, ¿de acuerdo?, eres honesto, ¿no?, ¿por qué tendrías que someterte a esos plazos?. Una vez que entregues un trabajo y sea aceptado, envía la factura. Esto puede ser una táctica para demorar el pago y que el trabajo vaya a la imprenta antes de que te paguen. En la espera de que el trabajo esté impreso, pueden dejarte tieso y no tardarán en pagar a alguien para que haga un par de cambios.

“El último chico hizo el trabajo por XXX euros.”
Eso es una imbecilidad. Si el último “chico” fuese tan bueno no estarían hablando contigo ahora. Y lo que ese “chico” haya cobrado no debería de importarte. La gente que cobra muy poco por su tiempo y su trabajo no dura en el negocio (o se autodestruye financieramente, o cambia de ocupación) y entonces otro ocupará su lugar. Fija un precio justo y no hagas concesiones.

“Nuestro presupuesto es de XXX euros, firma.”
¿Impresionante, no? Este individuo sale comprar un coche, y sabe exactamente lo que va a gastar antes incluso de mirar precios. ¡Ummm…! Un trabajo X cuesta un dinero X. Si tienen menos dinero habrá que hacer menos trabajo. Pero cerciórate de que entiendan que estás haciendo menos trabajo porque cobras menos dinero del que pensabas cobrar.

“Tenemos problemas financieros. Danos el trabajo, ingresamos el dinero y te pagamos. Simple.”
Sí, excepto que cuando llegue el dinero, puedes contar con ser el último de la lista en cobrar. Si alguien llega al punto de admitir que su compañía está en apuros, las cosas estarán probablemente mucho peor de lo que admite. En cualquier caso, ¿Eres un banco? ¿Estás cualificado para comprobar sus finanzas? Si la empresa está ahogada hasta el punto de que el crédito sea un problema, que lo pidan a un banco. ¿Qué negocio haces tú dándoles crédito?. Tendrás exactamente CERO ocasiones de controlar la situación una vez que tengan el trabajo en sus manos. Las intenciones pueden ser nobles o no, pero esta será probablemente una apuesta perdida. Pero si piensas seguir adelante, POR LO MENOS que te paguen dinero extra por la espera. El banco cobra intereses, entonces ¿por qué tú no?. Éste es probablemente el motivo; conseguir dinero seis meses libre de intereses en vez de pagar al banco un préstamo y después pagarte con ese dinero. No regales el dinero.

Esta lista no fue hecha para volverte loco o paranoico, sino para inyectar una cierta realidad a la fantasía.
Vas a tratar con gente que no es como tú. Sus motivaciones son ellos mismos y su actitud será probablemente diferente de la tuya. Puede haber problemas, demandas… o cualquiera de las molestias que se pueden dar prácticamente en CUALQUIER relacción laboral. Muchas veces veo también el triste ejemplo de alguien que se mete en situaciones así con intenciones nobles y consiguiendo al final que lo expriman, porque lo que unos ven una oportunidad y un trabajo que les gusta hacer, otros lo verán como algo más pragmático, en absoluto romántico o idealizado, sino crudo y simple negocio a tu costa.
¿Cómo puedes manejar estas situaciones y todavía realizar un buen trabajo creativo? Buena pregunta. ESTA ES LA RAZÓN POR LA CUAL una buena educación es importante. Tú aprendes a ocuparte de la técnica artística pero también debes de aprender a ocuparte de tu negocio. ¡Puedes tener profesores exigentes y pensar ¡que mal!, pero ¡espera hasta que una persona de negocios meta mano! Entonces sabrás lo que significa “exigir”. ¡Será el momento de agradecer a todos los profesores exigentes por ayudarte a acumular el callo que te permitirá gozar del trabajo y no sentir esa sensación de que todo es una gran pérdida de tiempo!.
En fin, que en el mundo laboral, ser un artista fabuloso puede representar un 25% del trabajo. Si lo único que te interesa es ser un gran artista, háznos un favor. No te hagas profesional.

1 comentario:

vargas dijo...

Totalmente de acuerdo, si quieres vivir tu mundo creativo en libertad, no te hagas profesional. O si lo eres ten claro lo que eso significa, pero que no nos vendan mas pescadillas molidas.
Que les den , hay algo que es mas importante, la fuerza de lo que realmente mueve la creatividad y eso el tiempo lo decanta ,lo destila y pone todo en su sitio.
A vivirla.